Decora Tu Hogar con Artesanías
Decora Tu Hogar con Artesanías Podemos hablar de “Artesanías Mexicanas”, pero no de un estilo fijo y riguroso para utilizarlas. Lo divertido aquí es que no hay reglas. No hay ningún estilo arquitectónico o decorativo que las rechace, ni ninguno que las contenga todas.

En un estilo de decoración minimalista, por ejemplo, se podrían utilizar marcos para espejos de hojalata. O en un estilo campestre, tapetes hechos a base de hoja de palma. Para alegrar las habitaciones de tonos muy neutros, están los alebrijes o las esculturas de papel mache. Tampoco hay rigor en los precios. Estos varían dependiendo del grado de trabajo que se haya puesto, de los materiales utilizados, e incluso de lo antiguas que sean las piezas.

Dentro de los elementos que puedes elegir para decorar tu casa, las artesanías mexicanas son las que más “espíritu” contienen. Hay algunas que nos siguen desde tiempos prehispánicos, como máscaras de obsidiana, o esculturas inspiradas en animales aztecas. Otras que se utilizaron en la vida diaria durante los años de la Colonia, y que ahora son elementos decorativos en nuestras recámaras, como los aguamaniles.

Principales elementos de Artesanías Mexicanas

En el Jardín: Macetas de barro, cerámica, Talavera, muebles de hierro forjado, fuentes de Cantera, muros de azulejos pintados a mano, jaulas para pájaros.

En la cocina: Ollas de barro negro, molcajetes, utensilios de palma y bejuco, comales.

En la mesa: Vajillas de barro pintado, barro negro, Talavera, etc., manteles, servilletas, tortilleros, de todos los precios, colores y texturas. Desde individuales hechos de palma hasta manteles deshilados de Aguascalientes.

Muebles de madera: Los estilos cambian dependiendo de la región de donde vengan. Tienen una notable aceptación los muebles hechos con marquetería.

Cubertería: Charolas, Candelabros.

En la recámara: Aguamaniles, joyeros, juegos de baño.

Muebles de hierro forjado o madera: Cabeceras y cómodas de marquetería, muebles pintados a mano, juegos de cama hechos con deshilado, imágenes religiosas, desde iconos hasta milagros de plata.

En la sala: Marcos de pewter, plata, barro pintado, tibores, jarrones, floreros, esculturas.

En las paredes: Murales hechos de mosaicos, azulejos pintados a mano, sarapes y rebozos; los hay desde algodón hasta de seda bordada.

Elementos divertidos y llenos de color: Arboles de la Vida, rehiletes, alebrijes, papel mache, trabajos en papel artesanal; flores y frutas.

Hojalatería: Juguetes infantiles; no solo los clásicos trompos y baleros, sino elementos como las marionetas y máscaras pueden resultar los elementos más inesperados y divertidos para decorar.

(fuente:tucasaymas.com)